martes, 18 de julio de 2017

Editorial: Sobre la peligrosidad de los Jet Blast en Sint Maarten

Hace algunos días nos enteramos de la terrible tragedia que sucedió en la hermosa isla de Sint Maarten, donde una turista de aproximadamente 50 años perdió la vida luego de recibir una ráfaga, también conocida como jet blast, de un Boeing 737 que estaba en proceso de despegue.

Cartel que advierte del peligro de recibir ráfagas de aeronaves. 

A raíz de esta noticia, decidimos mostrarles lo impresionante que puede ser exponerse a esta ráfaga, pero asimismo advertir el peligro que corren las personas que se animan a la experiencia. De ningún modo nuestra intención es incitar a realizar esta práctica; hay que entender que para nosotros, los amantes de la aviación, esta es una de las experiencias imperdibles si visitamos la isla, pero no deja de ser peligroso. Así que con este post solo queremos recalcar la importancia de seguir las reglas y obedecer las señales de precaución. Un poco de sentido común.

Advertencia de jet blast antes de la reja

Para aquellos que no están al tanto, les comentamos que la isla de Sint Maarten, ubicada en medio del mar caribe, cuenta con el aeropuerto internacional Princess Juliana que se puede considerar el más grande e importante de esta región comprendida por pequeñas islas. Ubicada en el extremo oeste del aeropuerto, la playa Maho es el lugar ideal para que los lugareños y los turistas observen los aterrizajes y los despegues que ocurren en este aeropuerto a escasos metros de sus cabezas, ¡algo increíblemente emocionante!

Distancia entre la playa y la reja con el cordón que separa la vía en el medio

Ahora bien, aprovechando la cercanía que tiene la playa con el inicio de la pista de aterrizaje, es común que las personas se acerquen a la reja y se aferren lo más fuerte posible de esta para soportar las ráfagas que los aviones producen al momento del despegue, las cuales, dependiendo de la aeronave, pueden ser de moderadas a fuertes.


Personas aferradas a la reja soportando ráfagas de aeronaves despegando

Nosotros tuvimos la oportunidad de visitar la isla y la playa Maho en enero de 2015 (Todos los post los pueden ver en el siguiente enlace: Sint Maarten), y también cometimos la irresponsabilidad de subirnos a la reja para soportar la ráfaga que nos dio un Boeing 757 de American Airlines al momento de despegue. Créannos que luego de la tragedia sucedida esta práctica ya no nos resulta atractiva.


El intenso calor de los motores acelerando, el sonido ensordecedor y la fuerza que arrojan los motores aplicados a su máxima potencia sobre las personas es indescriptible. Se siente cómo la adrenalina recorre rápidamente tu cuerpo, la sensación que si uno no se aferra fuerte a la reja, y no lo soporta, puede terminar en el suelo o golpearse la cabeza contra el cordón de la calle, lo que sucedió con la turista fallecida.



Las ráfagas alcanzan a llegar a la playa con fuerza

Desde Volar Es Pasión insistimos en recordarles que las reglas están para cumplirse y no para quebrantarse. Si está en sus planes visitar la isla de Sint Maarten, les recomendamos que cumplan con la ley y que acaten las señales que se encuentran a lo largo de la reja y en el borde del aeropuerto, así se evitarán tragedias y harán de su estadía en esta maravillosa isla un momento para recordar por siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario