domingo, 20 de enero de 2013

Reporte de vuelo: Lima - Bogotá / Airbus A330

Continuando con este reporte de vuelo, comenzamos la segunda parte que corresponde al segundo tramo realizado a bordo del nuevo Airbus A330 de Taca, con destino la ciudad de Bogotá.

Lima – Bogotá
Vuelo: TA132
Operado en Airbus A330
Matricula: N279AV
Hora programada: 11:10
Hora real: 11:30
Ocupacion: 100%

Después de pasar por el complicado filtro de seguridad que comenté en la primera parte de este reporte (para leer la primera parte dirigirse aquí), subimos por unas escaleras al segundo piso del aeropuerto, donde se encontraban todas las salas de espera, en esta parte no tomé fotos porque, después de pasar por ese inconveniente con los de seguridad aeroportuaria, no quería pasar por otro…

Lo que si pude observar es que el aeropuerto de Lima es realmente hermoso, amplio y muy bien señalizado, las salas de espera son cómodas y con unos ventanales inmensos que dejaban ver toda la plataforma, el movimiento que en ella sucedía y los despegues y aterrizajes por la pista de este aeropuerto. Mientras caminábamos por este largo pasillo, podíamos ver al lado derecho todos los locales de duty free y a la izquierda las salas de espera. Llegamos a la nuestra, la sala 15, donde se encontraba estacionado nuestro avión, el mismo en el que habíamos llegado desde Buenos Aires, así como también algunos pasajeros que ya distinguíamos por haber viajado en el primer tramo del viaje.

A330 de TACA en posición 15.

Esperamos sentados en esta sala aproximadamente una hora, mientras tanto observamos el B787 de LAN que se encontraba al lado de nuestro avión, salir y llegar un A330 de TAM.

La espera termino y el proceso de abordaje se realizó de la misma manera que se hizo en Buenos Aires, primero las personas de primera clase, miembros de Star Alliance y luego las personas con las últimas filas hacia la primera.

El avión se encontraba nuevamente limpio y con el aire acondicionado al máximo pues se podía ver cómo salía de los compartimientos superiores. Cuando hicimos el check-in 24 horas antes, nuestras sillas originales, donde nos sentamos en el vuelo de Buenos Aires (26J y K), se encontraban ocupadas, así que elegimos la fila 28 sillas J y K, nuevamente al lado derecho del avión y en ventanilla.

Desde nuestra nueva posición se podía ver un A320 de TACA (donde estaba el B787) y el recién llegado A330 de TAM.

Este vuelo estaba operado por nueva tripulación que a mi parecer, y por los nombres, se trataban de piloto y primer oficial colombianos, así como tripulación de cabina de distintas nacionalidades, o al menos eso note por los acentos escuchados.

En esta ocasión el push back se realizó con 15 minutos de demora, nada que pudiera alterar el itinerario del tiempo.

Mientras realizamos push back


Torre de control del aeropuerto Jorge Chávez


Airbus A319 de LAN también en push back

Mientras se realiza el carreteo hacia la cabecera de la pista 15, este aeropuerto ofrece unas lindas vistas de distintos aviones tanto militares y civiles que operan ahí, mientras nos acercábamos observamos lo siguiente

A319 de Tame en posición remota

Distintos helicópteros del ejército del Perú, desconozco los modelos

King Air del Ejército del Perú

Llegamos a la cabecera y tuvimos que esperar aproximadamente 10 minutos pues había algo de demora para el decolaje, mientras esperábamos, se aproximaba un MD-11 de Skylease Cargo

Casi media hora después de la hora programada por itinerario para el despegue, nos estábamos alineando con la pista 15 del aeropuerto Jorge Chávez de Lima y como se puede ver en el video, el despegue se realizó de manera normal y muy suave.



Recuerdo que en un vuelo también a Bogotá con Aerolíneas Argentinas (Leer aquí), el despegue se hizo entrando al mar y haciendo un giro cerrado hacia el norte, sobrevolando la isla de San Lorenzo y luego entrando al continente, pero en esta oportunidad, luego del despegue se hizo un giro hacia el mar, pero se tomo rumbo sur y nuevamente un giro cerrado hacia el norte para sobrevolar la ciudad de Lima

Girando hacia la izquierda para luego tomar rumbo norte

Sobrevolando la costa de la ciudad de Lima

Parte de Lima

Estadio que desconozco su nombre (¿Estadio Nacional?)


El vuelo continuó con normalidad, a diferencia de las primeras horas del vuelo saliendo de Buenos Aires, en este no se sentía nada, era como si el avión levitara de lo suave que se desplazaba. Salimos rumbo norte sobrevolando territorio peruano, luego pasaríamos por un costado de Ecuador, para finalmente entrar a Colombia por el departamento del Putumayo, dirigiéndonos al centro del país por la cordillera central, parte de la cordillera de Los Andes.

Sobrevolando territorio peruano

Como las opciones de entretenimiento no eran las mejores, no me quedó otra que ver algunos videos musicales, entre esos un concierto de Coldplay y por ejemplo el personaje del baile del caballo

Una hora después del despegue, empezaron a servir el almuerzo que consistía en pollo con arroz o pasta con salsa

Yo pedí la opción de pollo con arroz y papa en salsa, acompañado de una ensalada, pan con mantequilla y unas galletas de postre

Mi esposa pidió la pasta con salsa con el mismo acompañamiento

Sobrevolando el norte del Perú con un colchón de nubes debajo

Nos entretuvimos un tiempo jugando al solitario en la pantalla de entretenimiento

Este se jugaba con la pantalla táctil, tocando las cartas o con el control que a continuación se muestra

Con teclado y controles para los juegos

Y el control básico para todas las demás opciones disponibles

Ya sobrevolando territorio colombiano nos acompañaba un hermoso clima, cielo despejado o parcialmente nublado y nada de turbulencias

Ya cerca de comenzar la aproximación a la ciudad de Bogotá, se podían divisar las ciudades de Girardot, Flandes y el aeropuerto Santiago Vila (cuna de la Fuerza Aérea Colombiana) en la parte superior izquierda de la foto

Comenzamos la aproximación al aeropuerto El Dorado de Bogotá, siguiendo rumbo norte hasta sobrevolar la ciudad de Mariquita y luego hacer un giro cerrado a la derecha para alinearse con las pistas 13 del aeropuerto, proceso que se hizo sin novedades pero con spoilers desplegados nuevamente durante un largo tiempo.


Durante este tiempo, tenía la esperanza de que tuviéramos una aproximación circular o VOR-C (aproximación visual que se hace a las pistas 31 del aeropuerto sobrevolando la ciudad y obteniendo una vista espectacular), pero no se me dio en esta oportunidad, pero si pensaba que veníamos alineados con la pista 13R del aeropuerto, pero no, en el minuto 3:18 del siguiente video, se puede ver como el piloto hizo un giro bastante cerrado a la derecha, para, faltando unos pocos kilómetros de la cabecera de la pista, alinearse con esta rápidamente. En el video no se puede ver con detalle pero la sensación de vacío fue total.



Así mismo, como se puede ver en el video, el aterrizaje fue totalmente diferente al realizado en Lima por el piloto norteamericano, en esta oportunidad el avión se ladeo de costado, tocando primero el tren del lado derecho y luego si sentando los dos al tiempo, un aterrizaje bastante brusco.

Ya en tierra, carreteando hacia el nuevo terminal internacional se pudo observar lo siguiente
Aeronaves de Avianca y de Aerogal en posiciones remotas




Torre de control del aeropuerto y antiguo terminal internacional que pronto será demolido para dar paso a la nueva expansión 

Más aeronaves de Avianca estacionadas en las nuevas posiciones remotas del aeropuerto





Como se puede ver en el video, el carreteo fue largo y demorado pues la pista queda lejos del nuevo terminal internacional.

Acá estacionados en la terminal internacional con un A320 de Avianca, en una posición que desconozco pues todavía no me he familiarizado con los nuevos números y posiciones.

Y nuestro avión estacionado

El descenso del avión se hizo de manera rápida, no tuvimos que esperar más de 15  minutos mientras conectaban el puente de abordaje al avión, así que llegó el momento de probar el nuevo terminal internacional de El Dorado que tantas ganas había tenido

Caminando por el nuevo pasillo que comunica con la fila de migraciones

Pasillo con escaleras eléctricas planas que llevan al mismo destino y salas de espera

El proceso de migraciones se realizaba de dos maneras, un aviso indicaba que por una fila entraban los nacionales colombianos y por otra los extranjeros, la fila de colombianos no daba abasto y era bastante larga, en cambio la de extranjeros no habían más de 5 personas. Mi esposa, de nacionalidad argentina, entró por esta última fila e hizo el proceso de migración en menos de 10 minutos, en cambio yo, de nacionalidad colombiana, tuve que esperar casi 30 minutos para que me atendieran y vale decir que habían muchas cabinas disponibles pero simplemente el proceso de sellado del pasaporte era bastante lento.

Finalmente pasamos por este filtro y nos dirigimos al primer piso donde ahora se reclama el equipaje, sin antes pasar por el nuevo duty free

Nuevo hall de recibo de equipaje, amplio y bien señalizado, totalmente diferente al antiguo terminal

Ya afuera del edificio, en el estacionamiento, tome estas pocas fotos para el recuerdo, de la nueva terminal internacional del aeropuerto El Dorado de Bogotá.




CONCLUSIONES

TACA:
Excelente servicio, siempre atentos y amables, con una sonrisa en la cara, puntualidad al máximo, salvo la pequeña demora al salir de Lima pero dentro de lo normal. El avión se encontraba en perfecto estado.

Lo único malo que vi y que no me gusto para la primera vez que viajaba con Taca, fue que el sistema de entretenimiento no ofrecía muchas opciones para elegir, pocas películas de estreno, series que personalmente no eran de mi agrado y servicios que aun no estaban disponibles. La elección de juegos era lo único pasable y lo que más usamos durante el vuelo para pasar el tiempo.

Aeropuerto El Dorado:
Antes de este vuelo leía mensajes de desaprobación por su estructura y funcionalidad, pero lo pude probar personalmente y comprobé que, para mí, quedo muy lindo y bastante funcional. Comparando con el terminal viejo, antes uno tardaba en salir con maletas cerca de una hora, ahora solo demoramos 30 minutos incluyendo la pequeña demora en migraciones. Me pareció un aeropuerto amplio, moderno, bien señalizado y bastante funcional, algo que la capital colombiana estaba necesitando hace bastante tiempo.

Aspecto negativo: en la fila de migraciones hace falta un tablero electrónico que indique hacia que cabina dirigirse y no poner una persona que esté pendiente de esto y le grite a uno como si estuviéramos en la calle, así como hicieron un aeropuerto moderno y bien señalizado, porque no invertir en un tablero que indique el numero de cabina con un sonido llamativo?

Final de este reporte, dentro de unas semanas regresamos a Buenos Aires, misma aerolínea, misma ruta y creo que mismo avión, sino se presenta ninguna novedad, será un reporte de solo fotos.

Saludos.

Fotos y videos de propiedad del autor del blog. Prohibida su reproducción o difusión sin autorización.







sábado, 12 de enero de 2013

Reporte de vuelo: Buenos Aires - Lima / Airbus A330

Ya era hora de visitar a la familia y amigos, después de casi dos años de estar viviendo en Buenos Aires. Buscando pasajes en las aerolíneas que operan la ruta  Bogotá - Buenos Aires encontré una tarifa promocional en TACA, haciendo escala en la ciudad de Lima. No esperé más y realicé la compra de dos pasajes, el mío y el de mi esposa, con tarjeta de crédito, un proceso que fue rápido y que no presentó mayores inconvenientes.

Inicialmente, el vuelo estaba programado para ser operado en un Airbus A321 para el tramo EZE-LIM, y un Airbus A319 para el tramo LIM-BOG, pero hace poco más de un mes TACA recibió de Avianca su primer Airbus A330 y, para nuestra suerte, empezó a operar estas dos rutas de manera diaria. 

Comenzaremos con el primer tramo:

Buenos Aires – Lima 
Vuelo: TA964 
Operado en Airbus A330 
Matrícula: N279AV 
Hora programada: 6:29 
Hora real de salida: 6:29
Ocupación: 95%

Después de varios meses de espera, había llegado el día de viajar a Bogotá y de probar el servicio de TACA a bordo de su flamante Airbus A330. Llegamos a la terminal A del aeropuerto internacional de Ezeiza tres horas antes de la salida programada, es decir, a las 3:30 am; a esta hora el aeropuerto presentaba poco movimiento. Nos dirigimos a los counters donde estaba el check-in para este vuelo, y por suerte había pocas personas esperando.


La fila ya se había alargado un poco.


24 horas antes habíamos hecho el web check-in desde la página web de Taca, este también fue un proceso rápido que no tardó más de 5 minutos. Ahí elegimos las sillas de la fila 26J y K, es decir, ventanilla al lado derecho del avión; por este motivo nuestro proceso de check-in solo tardó 5 minutos: nos dieron nuestros pasabordos con la información de la puerta, para este vuelo la puerta 2 de EZE.

Subimos al segundo piso y nos dirigimos por la escalera eléctrica plana hacia la puerta de embarque.


Mientras nos dirigíamos observamos la fila de nuestro vuelo que cada vez se hacía más larga.


Y la fila para un vuelo de LAN con destino a Sao Paulo.


A continuación, entramos a migraciones. Este proceso fue lento y demorado porque, a pesar de que existen varias cabinas y casi todas estaban disponibles, con cada persona tardan pues toman una foto y registran la huella digital de cada uno, esto hizo que estuviéramos en la fila casi 40 minutos. Luego de pasar esta etapa, nos dirigimos a la sala de espera número 2 del aeropuerto de Ezeiza que, a pesar de la demora en migraciones, se encontraba desocupada en ese momento.



Me dirigí a la ventana y ya se encontraba el Airbus A330 de TACA con livery de Star Alliance estacionado en la gate 2, recién llegado de Lima.


Al lado derecho del A330, se encontraba un Boeing B737 de GOL que salía para Sao Paulo.


Las salidas de ese momento, a pesar de que no aparece nuestro vuelo.


Ya con luz del día, una nueva foto de nuestro A330, al fondo un A320 de Sky Airlines; a la vez, comenzaba el ingreso al avión.


Desde el puente de abordaje se podía ver el costado de este hermoso Airbus A330 y parte del livery de Star Alliance.


A pesar de que en el puente de abordaje dice puerta 3, efectivamente nuestro pasabordo y la pantalla mostraban la puerta 2.


Nos dirigimos a nuestras sillas por el costado derecho del avión. Las sillas se veían realmente cómodas y en buen estado.


Ya sentados en nuestras sillas (26J y K) observábamos nuestra pantalla de entretenimiento.


Así como nuestra vista por la ventanilla, que en ese momento estaba empañada.


La pantalla ya mostraba nuestro recorrido a Lima, nótese la línea que divide la noche y el día


Nuestras pantallas de entretenimiento en detalle.


El vuelo estaba comandado por un piloto norteamericano y el primer oficial latino, puedo asumir que peruano ya que el vuelo era operado por Taca Perú. Muy puntualmente comenzó el push back, y posterior carretero hacia la pista 11 del aeropuerto de Ezeiza; en este recorrido pude observar algunas aeronaves estacionadas.

Boeing B737-700 de Copa con destino Ciudad de Panamá.


Airbus A320 de LAN con livery de One World.


Airbus A340 de Aerolíneas Argentinas.


El despegue fue rápido y sin ningún tipo de demora, y en realidad fue el despegue por itinerario más puntual que he tenido en todos los viajes por avión que he realizado: a las 6:29 am estábamos haciendo la carrera de despegue. (Al principio la cámara enfoca las gotas de agua de la ventana pero después mejora).

Video del despegue:


Algunas vistas del campo alrededor del aeropuerto mientras tomábamos altura.



El despegue se realizó por la pista 11 de Ezeiza, sentido sur-occidente; luego de unos minutos, se dio un giro cerrado a la derecha para pasar por encima del aeropuerto, como se puede ver en la siguiente foto.


Para luego continuar con dirección norte pasando por el centro de la ciudad de Buenos Aires y obteniendo estas maravillosas vistas.



Pasando por el aeroparque Jorge Newbery, que hace las veces de terminal para vuelos nacionales y algunos internacionales de la ciudad de Buenos Aires.



El estadio Monumental de River Plate.


Y ya casi en altura crucero pasando por el delta del Río de la Plata.


Nuestra pantalla de entretenimiento nos mostraba el camino que habíamos recorrido, nótese el giro cerrado que se hizo luego del despegue.


Luego de un despegue relajante, y con vistas hermosas como las que se mostraron anteriormente, entramos a una zona de turbulencia moderada y a veces fuerte, pues en ese día en el norte de Argentina se estaban presentando tormentas, y el clima no era el mejor; la vista por la ventanilla no era la mejor pues durante una hora aproximadamente solo se observaron nada más que nubes. El servicio de desayuno tuvo que ser pospuesto por parte de los tcp pues era tal el movimiento del avión que era prácticamente imposible mantener el equilibrio.

Mientras esperábamos a que pasara un poco la turbulencia y pudiéramos comer algo, me puse a tocar la pantalla táctil de entretenimiento, y era tanta mi emoción por poder tocar todo a la vez que simplemente se bloqueó y durante dos minutos no pude tocar nada; de la nada, automáticamente, se reseteó y empezó a cargar el sistema operativo Linux.


El proceso tardó un poco más de 5 minutos hasta que todo cargara y pudiera tener la pantalla disponible con sus funciones nuevamente. Al tener todo listo, y mientras seguíamos con los cinturones de seguridad abrochados por la turbulencia, comenzamos a ver la película “Búsqueda Implacable 2”.


Aproximadamente una hora y media después del despegue, salimos de las nubes y dejamos la tormenta atrás, apagaron la señal de cinturones y nos pudimos relajar un poco pues ya estábamos algo mareados con tanto movimiento, a veces fuerte. Llegó el momento, por fin, de que nos sirvieran nuestro desayuno. Este vuelo tenía entre 8 y 10 auxiliares de vuelo, entre hombres y mujeres de distintas edades, algunos mayores y otros realmente jóvenes y, por lo que pudimos escuchar, eran de varias nacionalidades. Estas personas, que siempre tenían una sonrisa en la cara y siempre se nos dirigían muy amablemente, comenzaron con el servicio de desayuno; este consistía en huevos revueltos o sandiwich tostado de jamón y queso, tanto mi esposa como yo pedimos huevos revueltos.

La presentación de nuestro desayuno.



Venía acompañado por un pan, muffin, fruta picada y mantequilla para untar.


Los huevos revueltos venían acompañados por batatas al horno.


El vuelo transcurría con normalidad, seguimos con dirección norte saliendo de territorio argentino por la provincia de Formosa, sobrevolando Paraguay, luego haciendo un leve giro hacia la izquierda, para entrar a Bolivia, y luego entrando a Perú por el sur.


Luego vi algunos capítulos de Two and a half men.


El espacio entre las piernas es bastante amplio como se puede ver en la foto.


El vuelo transcurría con normalidad, ya entrando en territorio boliviano se podía ver una capa de nubes, y luego las montañas de Los Andes.



Para matar un poco el aburrimiento, me puse a mirar las opciones disponibles en el menú de entretenimiento y, comparado con LAN (otra aerolínea que tiene pantallas individuales y con la cual puedo comparar), el sistema de entretenimiento de Taca no tiene tantas opciones disponibles como sí tiene LAN. Por ejemplo, en el menú de películas hay muy pocas opciones para elegir, y las que habían eran algunas películas antiguas, pocos estrenos; el menú de música sí tenía varios géneros para elegir; en el menú de juegos, varios juegos para niños y grandes. La falla más grande la encontré en el menú de “Viaje con nosotros” ya que, a parte del mapa de vuelo, las demás opciones mostraban un “próximamente”. En este sentido, Taca pierde varios puntos con respecto a LAN y, supongo, con otras aerolíneas del sector.

Menú principal.


 Menú de entretenimiento.


Menú interno de video, donde se elegían las películas y series de televisión.


Menú de música.


Menú de juegos.


Menú para niños, donde elegían juegos y películas.


Menú "Viaje con nosotros", la única opción disponible era la de “Viaje con nosotros”, la cual mostraba el estado del vuelo en ese momento.


Ya en territorio boliviano, las nubes se disiparon y se empezaron a divisar algunos paisajes espectaculares, como por ejemplo la ciudad de Cochabamba, al fondo de la foto.


Algunas montañas nevadas de la cordillera de Los Andes.




Era momento de ir a visitar el baño y, de paso, tomar la respectiva foto. Mientras esperaba que el baño se desocupara, tomé esta foto de la cabina, la gran mayoría de las personas dormían.


El baño es igual a todos, excepto que sobre la grifería uno al tocar el botón rojo o el azul podía escoger entre agua caliente o agua fría.


Ya de regreso a mi silla, se alcanzaba a ver un poco de la ciudad de La Paz, en el borde inferior derecho de la foto.


Y ya que las opciones de películas y series no eran las mejores, no me quedó otra que jugar un poco a “¿Quien quiere ser millonario?”.


Cuatro horas después de iniciado el vuelo, comenzó el descenso; según el mapa de vuelo, volábamos a una altura de 39.000 pies y a una velocidad de 850 km/h aproximadamente, por eso los spoilers estuvieron desplegados durante un buen tiempo generando una fricción impresionante en el ala durante el tiempo que estuvieron desplegados.


Luego de tomar esta foto, entramos en una densa capa de nubes que, en ese momento, cubría la ciudad de Lima, como se puede ver en el video.

Video aterrizaje en Lima:


Ya en tierra, nos acompañaba un clima nublado y algunos sectores con nubes negras, algo típico del clima de la capital peruana. Haciendo el carreteo hacia la puerta 15 del aeropuerto Jorge Chávez de Lima, se observó un Boeing 767-300 de LAN.


Y, justo al lado derecho de nuestro avión, en la puerta 16, se encontraba uno de los nuevos Boeing B787 de LAN listo para salir hacia un nuevo destino.


El descenso de los pasajeros del avión fue algo rápido, conectaron el gate y salimos todos del avión. Acá, nuestro A330 en la gate 15, con el cual continuaríamos hacia Bogotá unas horas después.


Y no pude desperdiciar la oportunidad que me estaba dando esta belleza de tomarle fotos.



Simplemente una belleza de avión.

A pesar de que continuábamos en el mismo Airbus A330 en el cual habíamos llegado, debimos bajar del avión, caminar por un pasillo largo del aeropuerto Jorge Chávez y hacer una larga fila para pasar por un filtro de seguridad. En este filtro, nos hicieron quitar los cinturones, todas las joyas, relojes, en fin, todo tipo de metal que uno tuviera, y hasta en algunas oportunidades pedían revisar las maletas que mostraban algo sospechoso por el escáner. Yo no fui la excepción, mi maleta de mano pasó por el escáner y me pidieron revisarla, no caí en cuenta que llevaba unos pinchos para picada de regalo, estos tienen la punta alargada pero redondeada y, por eso, me pidieron revisar la maleta. Entiendo que la seguridad es importante, y más en los aviones y luego de los actos terroristas que han sucedido en el mundo, pero los agentes de seguridad peruanos a veces parecían como si estuvieran tratando con delincuentes y no con personas, en fin, a parte de esto, pasamos por el filtro y nos dirigimos hacia la misma puerta 15, donde estaba nuestro avión esperándonos.

Así termina este primer tramo de este largo vuelo hacia Bogotá, las impresiones del vuelo y del servicio en general las daré cuando termine la continuación de este reporte.

Fotos y videos propiedad del autor del blog. Prohibida su reproducción o difusión sin autorización.