viernes, 27 de febrero de 2009

Reporte de vuelo: Buenos Aires - Bogotá (Vía Lima)

Esta es el reporte de vuelo de mi viaje de regreso a Bogotá desde Buenos Aires por medio de Aerolíneas Argentinas y en un B737-500 haciendo escala en Lima. El reporte de ida lo pueden leer AQUÍ

Antes que nada pido disculpas por la escasez de fotos que pondré en este reporte pero cometí un error con mi computador, lo tuve que formatear y sin querer borré la mitad de las fotos, pero bueno, algo es algo.


Febrero 20 - 2009
AR1368
EZE – LIM – BOG

Boeing 737-500 / LV-BDD
Hora de salida: 12:35 (Hora Local)
Hora de salida real: 14:00
Silla 17D



El día comenzó algo lluvioso, el día anterior había hecho en Buenos Aires 40 grados de sensación térmica, por eso el día de mi viaje se formó la tormenta que se estaba acercando justo cuando estaba llegando a Ezeiza. El check-in se hizo en la terminal B, nada que ver a la terminal A pues me pareció algo chica en comparación con ésta última. No había podido hacer el web check-in por errores en la página de Aerolíneas así que me asignaron la silla 17D. No había nadie en la fila para mi vuelo y tuve tiempo de sobra.

Pasé por emigración y yo era la única persona que estaba en la fila, fue bastante rápido. Nos asignaron la puerta A o la puerta 11 ya que creo que son compartidas y allí mientras esperaba y antes de que se viniera la tormenta tome estas fotos:

Un Boeing 747-400 de Aerolíneas Argentinas estacionado en la puerta 12 y creo que recién llegado de Madrid:
Y el video cuando lo estaban remolcando a una posición remota:


Hasta que se vino la fuerte tormenta sobre Ezeiza y mientras tanto esperábamos en la sala de espera varios pasajeros, nosotros que íbamos con destino a Lima y los de la sala de al lado que iban para Sao Paulo por Varig. Pasó la hora de embarque y de despegue por itinerario que era a las 12:35 y alrededor de las 13:00 horas, todavía lloviendo copiosamente sobre el aeropuerto, nos llaman para subir al bús que nos llevaría hasta el avión de matrícula LV-BDD que estaba estacionado en una posición remota.


Como no pude hacer el web check-in en los días anteriores me asignaron la silla del pasillo junto a una pareja de australianos que iba a pasar sus vacaciones a la capital Peruana. Como seguía lloviendo el piloto nos dice que tendremos que esperar más de media hora ya que la torre de control estaba dando turnos de 10 minutos para despegues y aterrizajes y nos encontrábamos en espera para nuestro despegue, mientras tanto esperamos ese tiempo dentro del avión. Por fin iniciamos el push back y posterior carreteo, nos dirigimos hacia la pista 29 del aeropuerto de Ezeiza y justo en la posición de espera en la cabecera de la pista nos dicen que debemos esperar otros 10 minutos pues delante de nosotros había despegado un B767 de Mexicana.

Por fin despegamos por la pista 29 en medio de la lluvia a las 14:00 horas, inicialmente se veía la ciudad por la ventana pero luego de unos minutos se nublaron por completo las ventanas y así duramos por más de media hora en medio de una turbulencia moderada. Viajamos hacia el oeste creo yo que saliendo de territorio argentino por Mendoza y luego pasando la cordillera de Los Andes sobre territorio chileno, había una vista espectacular pero desde mi silla no se podía ver mucho:

Alcancé a tomar esta foto con el permiso de los australianos que estaban a mi lado:
Al igual que en el viaje de ida al salir al océano pacifico giramos rumbo norte y allí volamos sobre el mar por aproximadamente hora y media. Pasaron con el servicio de comida y yo pedí pollo con arroz, acompañado de ensalada con jamón y un pan con manteca para untar y la coca que no puede faltar.

Luego de 4 horas y 45 minutos, sin nada de entretenimiento más que mi MP4, empezamos nuestro descenso al aeropuerto de la ciudad de Lima. Entramos por la costa para luego dar un giro de 180 grados y aterrizar sobre la pista 15 sin contratiempos. Allí se bajaron la mitad de los pasajeros, creo yo que los que íbamos para Bogotá éramos solo 50 personas o menos. Mi fila quedó libre así que muy cómodamente me tomé la ventanilla y toda la fila para estirar mis piernas.

Después de 40 minutos de espera en el aeropuerto de Lima y de recargar combustible, comenzamos el carreteo de nuevo a la pista 15 donde despegamos a las 16:40 hora local, más de una hora y media de retraso. Giramos de nuevo 180 grados para volar rumbo norte y se podía ver una linda vista de la ciudad de Lima y rescato la vista de la isla de San Lorenzo:

A los pocos minutos de despegar el piloto nos comenta de la ruta de manera rápida: sobrevolaríamos la costa peruana pasando por las ciudades de Chimbote, Trujillo, Chiclayo y Piura, luego sobre Guayaquil en Ecuador y entrando a Colombia por Tumaco, pasando por Cali y Palmira y entrando por Mariquita para aterrizar en Bogotá; nada de esto se vió por que todo el tiempo estuvo nublado…

Luego de una hora de vuelo, todavía sobre territorio peruano, pasan con el snack si se puede decir así: dos sándwich de miga y una pastaflora, algo muy típico argentino:
Después de comer el snack, se termino la tranquilidad por que desde ahí hasta que aterrizamos en Bogotá, nos acompañó una fuerte turbulencia.


En medio de la turbulencia, ya se me había acabado la batería de mi mp4 no me quedó otra más que leer la revista de a bordo de Aerolíneas Argentinas y esperar que pasara el tiempo para llegar a Bogotá, mientras tanto también oscurecía sobre el oeste y esos hermosos colores se reflejaban sobre las nubes y las alas del avión:
Empezamos la aproximación al aeropuerto El Dorado de Bogotá de noche y de nuevo en medio de una tormenta, esta vez si estaba muy asustado por que veía como la lluvia caía sobre la ventana y los relámpagos alumbraban la noche muy cerca de nosotros y ni decir de la turbulencia tan fuerte que teníamos.

Por fin, con una hora y media de retraso, después de 8 horas de vuelo sin contar la escala en Lima, después de tanta turbulencia y lluvia que nos acompaño en la salida de de Buenos Aires y la llegada a Bogotá, aterrizamos en la pista 13R del aeropuerto El Dorado a las 19:40 (hora local) con una frenada prolongada supongo que era por la pista que estaba mojada:


Estacionamos en la puerta C6 al lado de uno de los nuevos A330 de Avianca. Como siempre la fila de inmigración era larguísima por que llegamos justo al tiempo con vuelos de Avianca desde Caracas, Curacao y otra ciudad que no recuerdo, ahí me demore más de media hora.

En conclusión, no me puedo quejar del servicio de Aerolíneas Argentinas, en los dos vuelos fue bueno. En este vuelo de regreso hubo demora pero fue por la tormenta que había en el momento de la salida en Ezeiza, ajeno a Aerolíneas. El punto en contra es el equipo con el que operan esta ruta y la falta de entretenimiento lo que hace que el vuelo se haga más largo, ojalá puedan hacer de esta ruta nuevamente directa cuando lleguen sus nuevos aviones así su ocupación puede mejorar.

1 comentario:

  1. Vivo en Bogotá y en junio viajo hacia Argentina a realizar mi diplomado en Derecho Internacional, es la primera ves q viajo en avión y q salgo del país por lo q me siento realmente ancioso. Mientras tu viaje estuvo un poco aburrido yo estuve entretenido leyendo tu historia jaja saludos un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar